miércoles, 8 de abril de 2020

ANFITRIÓN, EL CORNUDO FELIZ




Este es uno de los chismes sabrosos del Olimpo divino. Hay varias versiones y yo no me podía quedar sin opinar; por supuesto que siempre basado en la historia oficial, pero agregándole el picante de siempre. Unas versiones difieren un poco de otras pero lo interesante es el asunto de los cuernos. Unas dicen que anfitrión era el pretendiente y otras el esposo. Lo cierto es que cuando se dieron los hechos Alcmena ya era la pareja de Anfitrión de hecho.
El tipo era un general de alto rango que estaba en guerra contra los teleboas (ni idea donde vivían ni quienes eran, me suenan a tele bolito, el primer juego de video, pero si el motivo: estos le habían dado matarile a dos de los hijos de los mandamases de Micenas). En esas estaba cuando le tocó regresar a casa y aquí viene lo bueno, como para telenovela sexi.
Nuestro padre Zeus que siempre andaba a la cacería de hermosas damas y casi ninguna se le escapaba (como a Charlie Harper de la serie Two and half men) y de todas se pegaba una traga maluca, la vio y empezó a tramar como le haría el aseo, ustedes me entienden. Pues Anfitrión y su ejército acamparon cerca de la ciudad para reponer fuerzas y el maldito Zeus se transformó en la figura de Anfitrión (como les parece), por supuesto, después de los saludos se llevó a la hermosa para la alcoba y dele que dele (como era un dios usó sus poderes para alargar tres veces la noche sin que los humanos lo notaran).
Lo cierto es que Alcmena, la hermosa, quedó embarazada. Cuando llegó el verdadero Anfitrión quiso acostarse con la mujer de sus amores y le pareció extraño que ella lo rechazara, y a ella le pareció raro que le quedaran ganas después de esa maratón de polvos, no olviden que Zeus estuvo con ella con la figura del marido. Anfitrión, por lo consiguiente se cabreó y, como nunca falta un lambón o metiche en esta vida, El adivino Tiresias relató lo sucedido a Anfitrión con pelos y señales que, como es lógico llenaron de ira y dolor a Anfitrión que, como casi siempre ocurre, decidió matar a su mujer de una manera cruel y ordenó reunir mucha leña al frente del castillo para quemarla viva.
Zeus desde las alturas vio lo que pensaba hacer Anfitrión y envió una tormenta que apagó las llamas y, dice la mitología que arrepentido, pero yo no creo, es como si uno se arrepintiera de haberse acostado con la mujer mas linda del mundo. Pero sigo, Zeus le confesó al marido engañado que su esposa le había puesto los cuernos con él, el mandamás de los dioses. El general no se enojó, sino que, por el contrario, se sintió honrado porque el supremo había escogido a su esposa para fornicar y que podía regresar cuando lo deseara. Que mas no quisiera uno que el esposo de la amante le diera permiso.
Bueno, pues Anfitrión se gozó también a su esposa Alcmena y quedó embarazada de ambos. De estas uniones nacieron Heracles (Hércules), hijo de Zeus, e Ificles, hijo de Anfitrión. Sé lo que están pensando y si, nuestro famoso Hércules. De la relación de Zeus y Alcmena nació Hércules, cuyas hazañas les narré hace unos años, pero como el grupo ha crecido si lo desean las vuelvo a publicar.
De acuerdo con el mito, esta es la razón de considerar buen Anfitrión a la persona que nos acepta en su casa y ofrece lo mejor que tiene. Son los cuernos más famosos, o uno de los más famosos de la Mitología, porque Zeus donde ponía el ojo, ponía lo que ya sabemos. Y abundan los hijos de este viejito fruto de los encuentros extramatrimoniales.
Edgar Tarazona Angel


miércoles, 6 de noviembre de 2019

CRONOS Y REA



Estos dos son los padres de algunos dioses, algo así como Adán y Eva de los griegos y es cuento es como sigue: Cronos era el dios del tiempo y Rea su hermana, en algún momento se hicieron los pendejos y se convirtieron en pareja y dele que dele a procrear porque nada de anticonceptivos ni métodos de los de ahora. Pero lo curioso del asunto es que culicagao que nacía culicagao que Cronos se merendaba hasta completar cinco, como quien dice no hay quinto malo, hasta que Rea se psicosió y fue donde el oráculo que era un hombre o mujer con poderes adivinatorios para que le dijera que iba a pasar porque estaba mamada de parir para que el otro se tragara los niños.

¿Pero, caigo en cuenta que, si no había más gente, de dónde demonios sale el adivino? Bueno, los griegos igual que todas las historias del origen de la humanidad caen en contradicciones y este no es el lugar ni la hora de discutirlas. Pues el oráculo le dijo a la pobre madre que el bebé que tenía en la barriga estaba destinado a ser el más importante de los dioses y destronaría a su padre. Más se demoró en decirlo para que Rea cuando sintió que rompía fuente llamara una sirvienta y le dijera que le consiguiera una piedra y se la llevara bien envuelta a su antropófago marido (Goya tiene un cuadro titulado Saturno devorando a uno de sus hijos, así llamaban los romanos a Cronos). Pues el viejo se tragó la piedra y Rea se encaminó al campo donde nació Zeus (Júpiter para los romanos).

Rea parió su muchachito y se lo entregó a una criada de nombre Adrastea para que lo criara y esta se lo llevó para Creta, una isla del mar Mediterráneo, no me pregunten como hacían pero en la mitología viajan más que ejecutivos sin tener carros BMW, ni yates ni aviones; lo cierto es que en Creta le consi9guió nodriza, una cabra de nombre Amaltea, ojo con esos dos nombres que se parecen. Pues durante su época de lactante Zeus se le pegó a la ubre a Amaltea y creció con algo de mañas, por eso ya  maduro era como tan cabrón y no se le despegaba a las tetas de las mujeres del Olimpo y sus alrededores.

Ya cuando estaba para entrar a primaria y jugando con su niñera le quebró uno de los cachos; y resulta que este cuerno era mágico y de allí salían alimentos, joyas, oro y todo lo que uno se pueda imaginar; en el escudo de Colombia lo duplicaron y es lo que se conoce como los cuernos de la abundancia o cornucopias. Aquí no termina esta historia porque el niño se convierte en joven y hay que recordar la profecía del oráculo que afirmaba que destronaría a su padre Cronos y se convertiría en el duro de los dioses.

Edgar  Tarazona Angel

martes, 13 de agosto de 2019

MEDUSA, LA MIRADA DE PIEDRA


Yo no sé a qué atenerme, unos dicen que era una vieja horrorosa, más fea que un carro por debajo y otros que era una mujer tan linda que hasta Poseidón dios de los mares se enamoró de ella; lo cierto es que tenía un pequeño defecto, en su cabeza, en vez de cabello tenía serpientes vivas, ayayay, como les parece y para completar el asunto al que la miraba de frente quedaba convertido en piedra.

Tenía dos hermanas y con ella eran tres las GORGONAS, monstruos ctónicos (busquen mis lectores lo que significa esta palabreja que no acepta el corrector) y para completar las hermanitas eran inmortales, mejor dicho, para que el mundo nunca se quede sin feas, que le vamos a hacer.

Pero bueno, en la Mitología griega no hay nada que quede sin explicación y Perseo, uno de los grandes héroes recibe el encargo de quitarle la cabeza a esta dama, les prometo que las dos siguientes entregas se las dedico a Perseo, muchacho muy simpático y cumplidor de su deber, pero veamos porque de sus aterradores cabellos.



Medusa era una mujer normal y hermosa, llena de virtudes y Poseidón, como les dije antes, se pegó una traga impresionante y como la chica no le para bolas la viola en el templo de Atenea; a la diosa esto no le causo ni pite de gracia y castiga a Medusa, algo así como lo que sucede hoy en los países musulmanes, los hombres la cagan y castigan a las mujeres; sus cabellos se transforman en serpientes y sus ojos intensos transforman en roca a quien los mire de frente… y miren como son los resentidos los dioses griegos, Atenea no quedó satisfecha con el castigo y envió a Perseo por la cabeza de la muchacha… 

lunes, 29 de abril de 2019

SÍSIFO Y SU MALDITA PIEDRA



Siempre hay alguien más de malas que cualquiera; en la mitología griega encontramos varios ejemplos como Prometeo, que ya les relaté en otra ocasión, y hoy le toca el turno a Sísifo. Este señor era ni más ni menos un rey, de Corinto, Grecia, porque en Colombia también tenemos un pueblo con ese nombre pero solo tiene alcalde. Pues un día estaba este joven recostado en el prado de su palacio reposando el almuerzo cuando vio pasar un águila enorme con una muchacha en sus garras, imaginen el tamaño de ese animal, digo el ave no la mujer.
Pues apenas pasó volando en avechucho cuando aparece el dios Asopo (después les cuento quién diablos es este que no lo había oído nombrar) todo preocupado preguntando por su hija; decía que Zeus se la había robado porque ya llevaba tiempo que la pretendía y le echaba los perros y dio la casualidad que eran los que había visto pasar Sísifo. Y le dijo al viejo que Zeus águila aterrizó en esa isla que se ve allá. Como todo padre que se respete arrancó para la isla a rescatar a su niña pero Zeus le mandó un rayo para espantarlo y supuso que el sapo que lo delató era Sísifo.
Zeus era, además de mujeriego, bisexual y otras yerbas, bien vengativo, así que mandó al pobre Sísifo de patas para el infierno griego que era el Hades a que se quedara por toda la eternidad, pero aquí no termina la historia. Cuando el joven se vio muerto le dijo a su esposa Mérope (aquí si me joden los griegos porque yo no sabia que los muertos hablan): “Mija, no me cremen ni me entierren que yo me las ingenio para volver otra vez donde mija que es tan linda”. Y en los infiernos se tramó a la Proserpina, la reina de ese sitio, para que lo dejara salir a organizar sus funerales, con la promesa de regresar lo más pronto posible.
La diosa le dio el permiso pero el joven se hizo el pendejo y se quedó fresco en la tierra hasta que Zeus lo pilló y lo mando de nuevo a los infiernos a cumplir el siguiente castigo que es la gracia de esta historia: Todos los días debe empujar una piedra gigantesca por una ladera bien empinada, y cuando ya va a coronar la cima debe salir corriendo de para abajo , para que no lo alcance, no sé qué velocidad tiene pero nunca lo alcanza y cuando llegan abajo ambos; o sea Sísifo y la hijuemadre piedra, tiene que empezar a empujarla de nuevo y así todos los días por toda la eternidad, eso sí es mucho castigo tan HP… ¿Si o no?


sábado, 2 de marzo de 2019

martes, 28 de agosto de 2018

LAS SIRENAS Y ULISES EN LA ODISEA


 


A nosotros nos metieron en la cabeza la imagen de unas mujeres muy lindas con medio cuerpo de mujer y medio de pez; para que nos entendamos: del ombligo hacia arriba una chica hermosa con unos pechos exuberantes y de la cintura de para abajo un pez bastante apetitoso, de manera que si uno se las encuentra no sabe qué parte comerse. Y digo lo de las mitades porque, como yo soy bien curioso, he pensado la mitad derecha mujer y la izquierda pez, se lo imaginan? Es por molestar, en la Odisea se las muestra como seres de voces melodiosas que atraen a los navegantes para devorarlos; Ulises ordena a sus marinos taparse los oídos con cera y que a él lo amarren al mástil para poder escucharlas y y con la orden de no soltarlo ni puel…chiras. Asi lo hacen sus marinos y el pobre hombre se retorcía desesperado gritando que lo soltaran y les arreaba la madre pero en esa época si se obedecían las ordenes y le tocó aguantarse las ganas hasta estar lejos de las sirenas.
Lo cierto es que con sus cantos incitan a los hombres para llevarlos a la muerte. Unos dicen que los devoran y otros que simplemente hacen naufragar los barcos para que se mueran sus tripulaciones. Siempre se encuentran en lugares muy rocosos y de difícil navegación. Si sus cantos eran tan hermosos no entiendo porque bautizaron como sirenas esos pitos estridentes de los bomberos y los carros policiales
En realidad en su origen son seres con cuerpo de pájaro y rostro de mujer y cumplen una función funeraria que es la de llevar las almas de los muertos al Hades; en la época clásica se asimilan a otras deidades acuáticas y por derecha resultan entre el mar, en una isla del mar Mediterráneo y es esa la leyenda que ha llegado hasta nosotros, la que se hizo popular en todo el mundo y símbolo de muchas cosas. En Dinamarca en Copenhague, para más señas hay una sirenita en la entrada del puerto y es símbolo de la ciudad; en Valledupar, Colombia, también tiene su estatua en el rio Guatapurí y hasta Disney le hizo película basada en un cuento de Hans Christian Andersen. Y los músicos y pintores no se quedan atrás, ¿qué les verán?

Como sea, es una deidad que se encuentra en varias mitologías y con diferentes formas, pero la que las hizo famosas fue la que aparece en el libro de Homero y que popularizaron la literatura, el cine y la televisión. Porque hasta hay películas con este personaje como SPLASH. No sé cómo sería casarse con una sirena porque yo por lo menos no sabría qué hacer en la luna de miel, ustedes que piensan.
Edgar Tarazona Angel

sábado, 21 de julio de 2018

DOS MONSTRUAS TERRIBLES: CARIBDIS Y ESCILA en LA ODISEA



Como dirán las señoras: Ese pobre Ulises si es de malas, sale de una para caer en otra peor. Ya había superado varios peligros con sus hombres, no con todos, varios ya no estaban en este mundo y con los que le quedaban seguía buscando el camino de regreso a casa donde lo esperaban su fiel esposa Penélope, su hijo Telémaco y esa manada de zánganos que tragaban y bebían de su despensa esperando que ella se casara con uno de ellos. Pero nada, los dioses le seguían enredando el camino y si no fuera así, pues esta historia ya se hubiera terminado.
Escila y Caribdis son dos monstruos marinos que se encontraban en un estrecho por donde pasaban los barcos, una a cada lado y no existía otra vía. Y el canal era tan estrecho que si el barco se alejaba de una de estas viejas caía en las garras de la otra, dicen que allí nació ese dicho Entre la espada y la pared, para indicar que uno esta jodido y sin salida. O de otra manera brincar de la sartén para caer en la candela… así de jodida la situación para Ulises y sus muchachos.
En la ODISEA Homero describe estos dos engendros: Escila habita en una cueva tiene rostro y pechos de mujer y aúlla como un perro chiquito; tiene doce patas pequeñas y deformes, seis cabezas que se sostienen en cuellos semejantes a serpientes y en sus bocas sobresalen triples filas de dientes grandes, filosos y mortíferos, como quien dice una belleza. Para completar se alimenta de todos los seres vivos que se le atraviesan y los marinos que se dejan atrapar, y es inmortal. De Caribdis dice el poeta que es un monstruo sin una forma definida porque vive siempre sumergida entre las aguas del canal y no se deja ver pero, para atrapar a los navegantes, forma un gigantesco remolino que los absorbe con todo y embarcación y los lleva al fondo donde esta criatura monstruosa los devora y, muy curioso, tres días mas tarde los vomita. Y debe alimentarse tres veces al día, pero en el libro no dice que hace el bicho si no pasan marineros; no creo que en esa época hicieran domicilios.
Ulises cuando se enfrentó a estas bellezas trató de esquivar a escila pero el remolino alcanzó a absorber la proa del barco. Recordemos que la diosa Atenea era como su hada madrina y lo salvó dándole un empujón que lo alejó del sitio. Como siempre sucede el héroe se salvó pero seis de sus soldados rasos fueron devorados por la alimaña. Tal vez Ulises pensó: de malas esos muchachos pero por lo menos yo salvé mi pellejo. Así como pasa en todas las guerras que los generales y los altos mandos se salvan y los jodidos son los pobres. Entonces Ulises respiró profundo, se echó la bendición en griego y siguió su camino.
Edgar Tarazona Angel