martes, 12 de septiembre de 2017

EL RAPTO DE HELENA



Helena, la causante de la GUERRA DE TROYA, era hija de Zeus y Leda. Esta era esposa de Tindaro, rey de Esparta, pero fue seducida por Zeus en forma de cisne (historia contada hace meses). El rey llegó con ganas y también, sedujo a su esposa. El día del parto ella dio a luz dos huevos y de cada uno salieron mellizos. Uno de ellos era ella, o sea Helena.
Desde niña se destacó por su belleza y tuvo muchos pretendientes y su padre Tindaro para no ofender a ninguno, que todos eran de clase alta, o estrato seis en Colombia, siguió el consejo de Odiseo (Ulises) de hacer jurar a todos aceptar la decisión final y defender el matrimonio de Helena. Esta escogió a Menelao y se convirtió en su esposa.
Debo aclarar que Menelao era hermano de Agamenón y este estaba casado con Clitemnestra, hermana de Helena. Aquí fue que me confundí en un artículo anterior. Dos hermanos casados con dos hermanas. Menelao rey de Tindaro con Helena y Agamenón  rey de Micenas con Clitemnestra. Estos son los antecedentes, ahora si la historia del rapto.
PARIS estaba en Esparta haciendo diligencias diplomáticas y por cosas del destino conoció a helena y le entró la traga maluca; y según lo que pasó después a ella tampoco le disgustó el muchacho. Pues diciendo y haciendo y con la ayuda de la diosa Afrodita Paris la sedujo y la raptó y derechito a Troya a su palacio, París era príncipe de este reino. Uno no encuentra detalles pero supone que pasaron una deliciosa luna de miel…
Unidos por el juramento prestado, todos los príncipes de Grecia fueron llamados a cumplir su juramento y partir para la guerra a recuperar la muchacha…y aquí si fe que se ARMO LA DE TROYA. Es el origen de esta expresión popular.

Edgar Tarazona Angel

sábado, 12 de agosto de 2017

EL JUICIO DE PARIS


Este juicio está narrado en La manzana de la discordia pero, resumiendo es como sigue: Zeus organizó una fiesta en el Olimpo para la boda de Peleo y Tetis, y no invito a Eris, La discordia o disputa. Esta arrojó una manzana de oro a la sala con la leyenda: Para la más bella. Se alborotaron todas las hermosas y al final quedaron como finalistas Hera, Atenea y Afrodita.
Como en todo concurso se necesita un juez y Zeus, que tenia alguna relación con las tres no aceptó y delegó este grave asunto a Paris, un hermoso joven que se hallaba presente. Y cada una quiso sobornar al jurado, como suele suceder,  ofreciendo un beneficio para convencer a Paris y ser elegida:
Hera prometió poder y riquezas
Atenea fama y la capacidad de ganar todas las batallas
Afrodita le prometió la mujer más bella del mundo como esposa
Este ofrecimiento convenció al gallardo y bien parecido joven que otorgó la manzana a la bella Afrodita. De paso se ganó la enemistad de las otras dos diosas que, por derecha, se declararon enemigas de Afrodita. Como Elena era una mujer casada había que sacarla del palacio de su esposo, el rey Menelao y ese es el tema del próximo artículo.

Edgar Tarazona Angel

sábado, 15 de julio de 2017

LA GUERRA DE TROYA Y LA ILIADA

LA GUERRA DE TROYA Y LA ILIADA

Antes de empezar este capítulo que es un poco extenso quiero aclarar que una cosa es la GUERRA DE TROYA y otra la ILIADA.
LA GUERRA DE TROYA fue un conflicto bélico entre griegos y troyanos. Mejor entre Aqueos y Troya, también llamada Ilión, de donde se deriva el nombre Ilíada. Ya conté en la MANZANA DE LA DISCORDIA el origen de esta guerra pero más adelante daré los detalles del secuestro o fuga de Elena con Paris y la reacción de Menelao el marido cornudo.
Para no extenderme la guerra propiamente dicha se extendió por diez años y no hubo muchos enfrentamientos. Fue el asedio permanente o sitio que llaman los militares para que nadie pueda entrar o salir y que terminó con la entrada de los aqueos dentro del famoso Caballo de Troya.
LA ILIADA es un poema épico que narra cincuenta días de esta guerra, ya en la parte final y se debe a la ira de AQUILES uno de los grandes héroes griegos y de los más famosos muerto de un flechazo en una pata, perdón en el talón de su pie. Los detalles los contaré a su debido tiempo.

Entonces que quede claro que la guerra son diez años y la Ilíada cincuenta días de la ira de Aquiles por razones que ya sabrán, les agradezco permanecer en sintonía… o en la lectura.