viernes, 29 de mayo de 2015

EDIPO REY Y SU MADRE


Edipo siguió su camino como si nada, acababa de matar a su padre sin saberlo y fresco el muchacho. Por el camino le salió un engendro llamado La Esfinge que era cuerpo de  león y cabeza de mujer, un castigo de la diosa Hera contra Tebas y no se sabe porqué. El bicho ese preguntaba a los viajeros una adivinanza y si no la resolvían los aventaba a un abismo el hijuemadre donde se amontonaban los esqueletos de sus víctimas.
El acertijo era este: ¿Cuál es el animal que anda en cuatro patas al amanecer, en dos a medio día y en tres por la noche? Edipo se sonrió y le dijo: pues el hombre, cuando bebé anda en cuatro, crece y camina en dos y en la vejez se apoya en un bastón? Como esa era la respuesta La esfinge se arrojó al abismo y se mató. Mientras tanto en la ciudad se sabía la noticia de la muerte de Layo y la de la Esfinge. El rey encargado decretó que el que matara al monstruo sería coronado, así que nada más entrar Edipo lo cargaron en hombros como a un héroe y lo llevaron al palacio donde lo coronaron y le presentaron a la reina.
Recuerden que esta era Yocasta y era la madre biológica de Edipo pero este no lo sabía y se enamoró de ella y se casaron y dele que dele a la cuestión que tuvieron cuatro hijos, como para una telenovela, ¿no les parece? Dos hombres: Etéocles  y Polinice,  luego dos mujeres: Itsmenia y Antígona. Algo pasaba en el Olimpo porque los dioses no hacían sino mandar desgracias sobre Tebas y nadie sabía por qué.  Pero recuerden que los griegos tenían Fe absoluta en el Oráculo, así que Edipo se fue a consultarlo.
La respuesta fue sencilla pero Edipo no sabía que hacer. Dijo el adivino que mientras siguiera vivo el asesino de Layo las desgracias seguirían. Y busque por todas partes hasta que otro oráculo dijo que Edipo era el asesino y por derecha se vino a enterar que era su propio padre. Ahí si fue la tragedia completa. Yocasta tenía cuatro hijos con su propio hijo que a la vez eran sus nietos y Edipo tenía cuatro hijos que a la vez eran sus hermanos. La pobre mujer quitó una sábana de la cama y con ella se colgó de una viga del techo. Cuando Edipo supo la historia se sacó los ojos con su propio cuchillo. En esa época no existían los periódicos ni noticieros sensacionalistas que si no, hubieran llenado primeras páginas.
Y miren que los malos hijos no son invento de esta época, Eteocles y Polinice, sus dos hijos varones con Yocasta lo sacaron ciego a patadas y hasta le echaron los perros para que se fuera más rápido. El pobre no sabía que hacer pero siempre hay una mano caritativa en el camino y esta se la dio su hija Antígona que lo acompañó hasta el final de su vida. De esta historia nace lo que llaman los psicólogos el complejo de Edipo pero creo que le dedicaré otro artículo.

Edgar Tarazona Angel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada