domingo, 7 de junio de 2015

LAS NINFAS GRIEGAS, COQUETAS DEL OLIMPO


Por lo general me salgo de la línea de relatos que llevo y eso se debe a que escucho una conversación acerca de la mitología griega con muchos errores y escribo sobre ese tema para aclarar el asunto.
En la Mitología Griega una ninfa es una diosa menor que cuida un sitio específico como un río, un bosque, una floresta, una montaña, etc.  Las representan, por escrito y en imágenes, siempre jóvenes y bonitas desnudas o semidesnudas en campos muy bellos cantando y bailando y seduciendo a quien se las encuentra.
Como no tenían una dirección fija ni cuenta en el Facebook, por lo general las pillan  otros personajes llamados, sátiros de quienes hablaré en próximo capítulo, y estos no pierden el tiempo con flores ni serenatas o poemas de amor, sino que a lo que vinimos vamos y dele que dele al asunto… y hasta donde se la historia las benditas gozaban con estos encuentros. No crean otra cosa, que si no le sacaban gusto a las violadas, pues no volvían y, si señores, regresaban en manada a que les dieran por el… digo gusto… y los otros tampoco se hacían del rogar, así que unas con ganas y los otros también. Lo malo es no haber estado por esos campos.
Se les aplicaba el título de olímpicas, no por ser deportistas y competir en ningún deporte sino por ser del Olimpo, la morada de los dioses y se decía que eran invitadas a las reuniones de estos en el Olimpo y que eran hijas de Zeus. Claro que a este señor le adjudicaban muchos hijos, porque nena que veía le caía  y tome para que lleve. Aunque nunca envejecen ni mueren por enfermedad, las ninfas  pueden engendrar de los dioses hijos completamente inmortales, ellas mismas no son necesariamente inmortales y suelen  morir algunas de distintas formas. Creo que por su fama de fácilongas era que las invitaban, para servir de postre después de las reuniones
Homero, el señor de la Ilíada y la Odisea las describe con más detalle presidiendo los juegos deportivos y acompañando algunos dioses mayores como Artemisa, Apolo y Hermes entre los juiciosos. Pero, también a los sinvergüenzas como Pan y Dionisos, el dios del vino, lo recuerdan?
 Con frecuencia eran el objetivo de los sátiros, casi todos los días, pero tampoco era culpa de estos muchachos inquietos y libidinosos. Salían a recorrer los bosques con sus patas peludas y su sonrisa morbosa y ¿qué encontraban? Unas muchachas empelotas cantando,  bailando y coqueteando… ya lo dije antes, pues manos a la presa y zas. Este zas es para que imaginen la orgía porque ellas andaban en grupo y los sátiros en manada y yo no quiero que me cataloguen de pornográfico. Es posible, también, que se me acuse de antifeminista por no culpar a los sátiros pero eso es lo que dice la historia oficial de la mitología.
Después seguimos hablando de estas niñas culiprontas y estos muchachos arrechos porque voy a desayunar.

Edgar Tarazona Angel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada