viernes, 9 de septiembre de 2016

TRITON MENSAJERO DEL MAR



Cuando yo era estudiante y bien fastidioso, le buscaba otro sentido a las palabras y cuando el profesor de historia explicaba sobre los tritones y yo me hacia el pendejo y entendía que Gritones y claro, el curso entero reía de todas mis estupideces. Hoy, todavía tomo en broma la Mitología pero apegado a las versiones oficiales.
Para los griegos los gritones, perdón, los tritones, son mensajeros del las profundidades marinas. Aquí debo excusarme de nuevo porque de pronto me salen con el chisme que es uno solo o sea Tritón, hijo del dios de los océanos Poseidón y Anfitrite. Como las sirenas andaban en grupo pensé que este también y con sus amigos le hacían el aseo a las sirenas pero nada. Dicen que tenia de la mitad hacia arriba figura humana de de para abajo de pez. Igual que su padre, este muchacho también tenía un tridente, que es ese tenedor inmenso que le acomodan al diablo. No se si lo uno tiene que ver con lo otro.
Pero el símbolo de Tritón no es el tridente sino una caracola que agarraba de corneta y la usaba para alborotar las olas del mar o calmarlas. El sonido de este instrumento era tan poderoso que todos los seres que lo escuchaban salían despavoridos a esconderse, pensando que llegaba el fin del mundo, así como corren los malos maridos cuando llega la suegra. Bueno, sigo con el joven mensajero; vivía con sus padres en un palacio en el fondo del mar. No he podido explicarme que mensajes llevaba si no tenían papel y los celulares tampoco existían. Creo que es el patrono de Servientrega, Envía y las otras empresas de mensajería, esto no lo he confirmado aun.
El chisme quiero terminarlo con algo que encontré y me dejó asombrado. Dizque de pronto aparecieron hembras y machos gritones. O sea que no se enredaba con sirenas sino con nenas de su misma especie. Que enredo tan hijuemadre. O sea que las sirenas se casaban con sirenos y nada que este chisme sale en las revistas de farándula. Y los combos de tritones se reunían para rumbear y aparearse.
Lo que si no dicen es si todos tenían esa tremenda trompeta porque yo pienso si con una sola armaba esa desbandada imagínense ustedes cien o mas soplando la caracola. Eso me hizo recordar las malditas bubucelas del mundial de Sudáfrica. Lo cierto es que, como todas las deidades griegas, este tenía sus lugares de culto con sacerdotisas y templos. Lo que si se es que venden sardinas enlatadas y quién sabe si de pronto no traen pedazos de sirenas y tritones.
Edgar Tarazona Angel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada