martes, 22 de noviembre de 2016

EOLO, EL DIOS CACHETÓN


En la mitología griega este nombre de Eolo con tilde o sin tilde en la E se les adjudica a tres personajes pero en estos artículos hablo de los dioses o semidioses y el de este texto es hijo de Mimante y no se dice de quien más, y lo malo es que no se si Mimante es la madre o el padre… parece que es el padre pero son mas mimantes las mujeres, digo, por eso de ser mimosas.
Este aparece en la Odisea y es el señor de los vientos atmosféricos, lo aclaro por lo siguiente, déjenme averiguar si los griegos tenían alguna deidad de lo0s vientos orgánicos o pedos, lo digo porque en su panteón tienen dioses para todas las actividades de la vida. Eolo vivía en una isla de Eolia, que, a propósito, toma su nombre de él; con el estaban bajo el mismo techo sus  12 hijos, mejor dicho seis mujeres y seis hombres y Eolo, para evitar problemas con nueras y yernos, estaban casados entre sí. Bueno, eso es parte del chisme pero lo que nos concierne es que Zeus le había dado poder absoluto sobre los vientos y podía contenerlos o soltarlos según su voluntad.
En la Odisea, recordemos que es un libro que relata el regreso de Ulises a su patria, trató de ayudar a este héroe y le otorga un viento favorable para navegar en su barco y le regala un odre lleno de una colección de vientos para que los utilice según sus necesidades. Como siempre ocurre en la literatura, y en la vida real, siempre hay algún envidioso y metiche que la embarra. Esta vez fue su tripulación que pensó que la bolsa estaba llena de oro y la abrió. Quién dijo miedo, se escaparon los vientos de todas clases en forma de tornados, ciclones y huracanes ocasionando que la nave regresara al punto de partida; Eolo que vio esto y se les apareció rodeado de violentos torbellinos, les soltó  un regaño el hijuemadre con cantaleta incluida y les dijo que por curiosos y desobedientes se jodieran y no les ayudó más y dicen los chismosos que cada vientecito se convirtió en otro dios pero, para mi fortuna, no les dieron nombres.
Los artistas lo representan como un gordito cachetón que tiene hinchadas las mejillas y suelta el chorro de aire con toda su fuerza, así yo lo imagino y por eso puse el titulo de este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada