domingo, 14 de septiembre de 2014

LOS AMORES DE POSEIDÓN Y MEDUSA


LOS AMORIOS DE POSEIDON Y MEDUSA
En un artículo que publiqué hace unas semanas me referí a esa vieja escuálida y horrible llamada Medusa, una de las Gorgonas, , esa que tenía serpientes en la cabeza en lugar de cabellos y que petrificaba con la mirada, esa  misma tuvo enredos sexuales con nada menos que Poseidón, el dios de los mares y océanos del mundo, cómo les parece, quien la veía tan fea y descompuesta y consiguió macho para que le hiciera el favorcito.
Yo la verdad pienso que el dios del asunto estaba borracho y drogado para tener valor de comerse semejante adefesio, porque hoy día en algunas fiestas los muchachos, y algunos veteranos y veteranas, con unos tragos en la cabeza, o embellecedores que llaman, se comen lo que encuentran por delante pero, a Medusa? Eso no tiene madre, dirían unos, y otros dirían que no tiene perdón de Dios, este si el de nosotros, no Zeus o Poseidón o cualesquiera otro del panteón griego.
Pues buscando y revolviendo encontré una explicación que me pareció la más adecuada porque el dios era un tipo bien plantado y levantaba nenas de todas clases, imposible que se enredara con la más fea y peligrosa del Olimpo; después les cuento las historias de este don Juan; pero lo que quiero explicar es el porqué se comió a Medusa )en el buen sentido, o en el doble sentido) y es que los dioses griegos echaban mano a cuanta mujer se les pusiera por delante y se reprodujeron por donde pasaban, claro que a los griegos eso no les importa y aun ahora se enorgullecen de ser descendientes de tal o cual dios. Hasta las feas griegas pueden presumir de ser descendientes de una de las Gorgonas.
Veamos la mejor explicación que encontré;  después de pensar que Poseidón, o Neptuno para los romanos, era un degenerado que se  comía hasta una loca vomitada y vean que no, para no juzgar antes de conocer los hechos: dicen las malas lenguas que abundan en todas las épocas que Medusa era una bella sacerdotisa de hermosos cabellos en el templo de Atenea, diosa de la sabiduría y debido a su hermosura, le llovían los pretendientes, entre ellos Poseidón.
Como hacían todos los dioses para lograr sus fines, empleaban sus poderes para transformarse en lo que les convenía; una noche Poseidón se convirtió en ave nocturna y así conquistó a Medusa, no me explico por qué pero pájaro es pájaro y en el sagrado templo de Atenea le dieron al asunto que sabemos como si fuera una casa de citas. Por supuesto a la diosa Atenea no le gustó nada que se usara su templo para citas de amantes, como a su tío no podía hacerle nada la diosa convirtió la cabellera de Medusa en un nido de serpientes.
 Además de este horror, Atenea para completar la desgracia de la muchacha dio a los ojos de Medusa el poder de transformar en piedra todo ser vivo que la mirara directo a los ojos. Por eso nadie podía mirarla de frente. Tanto terror sembró y tantas piedras creó que hasta los dioses se cansaron de la jodencia y decidieron acabar con el monstruo. Pues el rey Polícdetes le encargó a Perseo darle matarile a la horrenda vieja pero esa es otra historia que irá a continuación porque este héroe merece su capítulo completo y yo, como en las telenovelas, dejo la historia en lo más interesante. Lo cierto es que le mochó la cabeza y de la sangre de Medusa surgió Pegaso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada