viernes, 28 de octubre de 2016

AVE FÉNIX, LA QUE RENACE DE SUS CENIZAS


Esta ave legendaria se encuentra en los mitos de varias regiones del mundo, aquí me ocupo de lo relacionado con Grecia. De todas maneras quiero advertir que este artículo es un mosaico de lo que encontré porque, al fin y al cabo todo se centra en el renacer permanente de este ser maravilloso. Los griegos le daban el nombre de Phoenicoperus y tiene las siguientes características, según los libros del tamaño de un águila pero no especifican de que raza de águila, porque tengo entendido que hay Real, Calva, Pescadora, Aguila dorada, etc. Y son de distintos tamaños. Para no enredarnos aceptemos que era grande como el águila real.

Su plumaje semejaba una hoguera incandescente y eso no es difícil de imaginar, con colores amarillo rojo y anaranjado muy brillantes, yo creo que en las noches parecía una fogata cruzando el firmamento. Su pico y garras muy afiladas pero no se confundan con el ave rapaz porque Fénix es Fénix y águila es águila. Dicen que podía vivir quinientos años y en esa época si les creo porque era un ave sagrada con prohibición de cazarla; en esta época ya estuviera extinguida. Miren la Biblia que allí también aparece cuando Adan y Eva fueron expulsados del paraíso.
Cuando le llegaba la hora de morir, hacía un nido de especias y hierbas aromáticas, incienso, mirra pero menos marihuana porque en esos tiempos no se conocía en Europa; ponía un único huevo, que empollaba durante tres días, y al tercer día ardía. El Fénix se quemaba por completo y, al reducirse a cenizas, resurgía del huevo la misma ave durante tres días y de inmediato prendía candela hasta quedar en cenizas, o sea se auto cremaba… y de nuevo salía del huevo que había puesto. Dizque esto ocurría cada cinco siglos y para acabar de completar dicen que solo existía una en el mundo.

Lástima que no se pudiera poner criadero de estos pájaros porque se llenaba uno de plata, además como mascota se podría heredar de generación en generación hasta que alguno no recordara de donde venía esta hermosura y la vendiera para decorar una discoteca. Pero, en resumen, es el símbolo del eterno renacer. Que cuando caemos podemos levantarnos y surgir de nuevo de las cenizas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada