sábado, 22 de octubre de 2016

EL COMPLEJO DE ELECTRA





En varios sitios donde publico mi visión personal de la mitología griega, y a causa de lo que dije de El complejo de Edipo, me pidieron que contara acerca de este otro, el de Electra. Pues las primeras veces que lo escuché nombrar me imaginé algo relacionado con la electricidad y unas instalaciones enormes, porque también se le dice complejo  a ciertos conjuntos. Hay complejos turísticos, residenciales, industriales, etc. Entonces deben existir complejos eléctricos. Volviendo al tema mitológico es como sigue:
Electra es una hija de Agamenón y Clitemnestra;  el primero un héroe de la guerra de Troya y la segunda una hijuemadre vieja que hizo hasta para vender para quitárselo del camino (después les cuento). se hallaba ausente cuando su padre regresó de la guerra y fue asesinado junto con su amante Casandra por Egisto, el amante de Clitemnestra. Bonito tema para una telenovela ¿sí o no? Y para las noticias amarillistas. Lo cierto es que a cada rato me salgo del tema. Electra tenía un hermano llamado Orestes, del que no se sabe mucho pero para mí es el que reencarnó siglos después para componer la música del himno nacional de Colombia, si no lo saben fue Orestes Sindici.  A este niño, que estaba el día de la muerte atroz de su padre lo salvó una nodriza y cuando fue mayor acudió al oráculo (cuando no los griegos) que le ordenó regresar a su patria a vengar a su padre.
Ante la tumba de Agamenón se encontró con Electra y se pusieron de acuerdo para la venganza que viene en otro capítulo. Lo cierto es que pasaron muchas cosas que no tienen que ver con el bendito complejo y me toca dejar a Electra casada con Pilades que me figuro es el inventor de los pilates que se practican en el gimnasio y no sé si fueron felices y comieron perdices, lo cierto es que se llama Complejo de Electra a la atracción enfermiza de la niña por su papá, y vale la pena una pequeña explicación.
Siempre se le echa la culpa a Freud de las anomalías de la cabeza pero este complejo lo propuso Carl Jung como oposición al de Edipo. Procura explicar la maduración de la mujer y es muy común a todas las niñas durante su infancia aunque algunas lo eternizan de por vida, sobre todo si el viejo tiene plata. Esta fijación amorosa puede significar una rivalidad con la madre y es normal hasta los tres años; si continúa ya se puede convertir en un caso patológico que requiere tratamiento.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada