sábado, 17 de febrero de 2018

EL PAIS DE LOS CÍCLOPES. La Odisea




Cuando escaparon del país de los lotófagos siguieron navegando hasta encontrar una nueva isla, esta era habitada por los cíclopes. Unos seres gigantescos con un solo ojo en medio de la frente y con la mala costumbre de alimentarse de carne humana entre otras cosas. Antropófagos se les dice y una señora un poco bruta que fue mi jefe decía que eran los antropólogos los comedores de seres humanos. Ya descansa en paz.
Al llegar encontraron una enorme cueva y por curiosidad se adentraron en ella. Que sorpresa se llevaron, parecía un supermercado de alimentos; había de todo para darle gusto a la muela y como llevaban meses en el mar y aguantando hambre pues quién dijo miedo, a comer se dijo. Olvidaba decir que llevaban una enorme garrafa de vino y eso me hace pensar de dónde diablos si después de mucho tiempo de recorrer el mar ya no creo que les quedara nada de comer ni de beber. Pero es literatura y todo se vale.
El dueño de la cueva era el famoso Polifemo, el cíclope más conocido de la mitología griega y cuando los vio les gritó como preguntando quienes eran y todos muertos de miedo menos Ulises que le dijo que eran náufragos en busca de una ruta para regresar a la patria y que por Favor les ayudara. Polifemo respondió de mala manera y cogió en cada mano uno de los marinos y lo devoró con todo y cáscara, perdón, ropa. Después taponó la entrada de la cueva con una roca que y se echó a dormir como si nada.
Ulises y sus hombres trataron de mover la roca pero nada, hay les amaneció y cuando despertó el cíclope para desayunar se tragó otros dos marineros, quitó la roca de la entrada y salió con sus ovejas para el campo. Olvidaba decir que el gigante poseía un rebaño que también convivía con él en la enorme cueva. Me imagino el olor o más bien hedor porque estos animalitos comen y cagan y su orina es bastante fétida.
Cuando el ogro salió todos quedaron temblando pensando cuales serían los próximos en morir entre los dientes de Polifemo. Y ahora caigo en cuenta que el tipo nunca se les presento. Por ejemplo: hola como están, yo soy Polifemo y ustedes como se llaman? Nada, empezó por devorar dos marinos. Dejo por ahora en este punto porque me cansé. Mañana les relato el resto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario